Peter Sagan, el velocista firma el triplete

Tras superar la coronación de Alpe d’Huez en que Geraint Thomas hizo historia al ganar la etapa vestido con el maillot amarillo, ayer el Tour recuperó la calma en la carretera en la disputa de su decimotercera etapa y el velocista del Bora-Hansgrohe, Peter Sagan, se impuso en la llegada al esprint en Valence. Con tres victorias, el eslovaco se convirtió en el corredor con más triunfos en la 105a edición de la vuelta francesa. En una etapa controlada por los equipos favoritos en todo momento, no hubo cambios en la general: el galés de Sky Thomas sigue siendo el líder con una ventaja de 1 minuto y 39 segundos respecto a su jefe de filas, Chris Froome, y de 1 minuto y 50 segundos respecto al tercer clasificado, el holandés de Sunweb, Tom Doumolin.

Ayer, entre los 169,5 kilómetros que separan el Bourg De Oisans y la localidad de Valence, era una jornada propicia para las escapadas y los sprints. De entrada, lo probaron Scully (Education First), De Gendt (Lotto Soudal), Schär (BMC) y Clayes (Cofidis). Con el colombiano de Quick Step Fernando Gaviria y el holandés de Lotto Jumbo Dylan Groenewen fuera de combate, fue Peter Sagan quien barrió las ansias de victoria de Schär y compañía. Aunque, a priori, parecía que estaba mal colocado ayer en el sprint final en la llegada a Valence, el eslovaco fue el más rápido y se aferra al maillot verde protgeit para su equipo. Tabique quedó el intento final de los equipos Groupama y UAD Emirates de estrenar a Arnaud Démare y Alexander Kristoff, respectivamente.

Sin dar un puñetazo casi definitivo para acabar el Tour con el maillot verde de ganador con más puntos, Sagan se mostró prudente poco después de cruzar la meta: “Parece que ya me puedan ir dando el maillot verde, algunos lo ven de esta manera, pero para ello hay que llegar a París “. El eslovaco que, con la de ayer, acumula un total de once victorias en el Tour, explicó la dificultad de su triunfo: “Pensaba que había reaccionado un poco tarde, ya que estaba retrasado a 600 metros de la meta. Entonces, en la última curva, intenté ponerme delante y me quedé junto a Kristoff. Estoy muy contento de haberlo ganado “.

Chris Froome pide “protección”

El de Sagan fue el nombre más destacado de una jornada tranquila una vez ya se han dejado atrás los Alpes y en el que no hubo cambios al frente de la general. También fue el momento de hacer autocrítica por la organización del Tour raíz de los incidentes que hubo el ascenso final en Alpe d’Huez el jueves, en la que Froome recibió insultos, silbidos y, incluso, alguna empuje sin mayores consecuencias por parte de algunos aficionados. “Durante la carrera, es responsabilidad de la organización proteger los corredores. Nadie quiere ver lo que pasó en Alpe d’Huez “, afirmó ayer el británico. Por su parte, el director del Tour, Christian Prudhomme, hizo un llamamiento “a la calma” entre los aficionados, por unos hechos que calificó de “dolorosos”.

Hoy, la decimocuarta etapa llevará el gran grupo de Saint-Paul Trois-Chateaux en Mende, a lo largo de 188 kilómetros.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *