Cuando el mantenimiento del coche puede ocasionar fallas

La mayoría de las veces que se realiza un mantenimiento, los trabajos de engrase suelen ser menospreciados o los hacen cuando no hay otra cosa que hacer. Curiosamente, a la lubricación no se le da tanta importancia a pesar de que está presente en gran parte de la mecánica de casi cualquier vehículo, no obstante, es también causa principal de la mayoría de las averías.

Principales averías

Falta de lubricación: ocurre si es inadecuada la frecuencia con la que se hace el engrase o se usa una cantidad de grasa menor a la necesaria. Quizás no se haya tenido en cuenta las condiciones en las que realmente funciona el equipo, si la capa es deficiente, bien sea por ser poca o por estar mal aplicada, provoca que haya fricción entre las piezas, lo que ocasiona un excesivo desgaste, además disminuye la capacidad que tiene el lubricante.

Exceso de lubricación: es lo opuesto al caso anterior, aquí el exceso de lubricante es el problema. El mecanismo se vería atrapado en un sobrecalentamiento, sucumbiría al desgaste prematuro y un funcionamiento incorrecto. Muchos llegan a esto por pensar “mejor que sobre y no que falte”, pero ambos extremos pueden ser perjudiciales.

Lubricante inadecuado: cualquier grasa no es válida para todo, existen diferentes tipos de lubricantes que se emplean para diferentes aplicaciones. Es recomendable consultar con el manual de usuario.

Contaminación: desde la incorrecta manipulación del lubricante hasta mezclar dos tipos de estos puede dañarlos, y, por ende, afecta negativamente el funcionamiento de la máquina a la cual se le aplique. Puede contaminarse de manera simple, como con el contacto con el agua, que interfiere con la lubricación y es posible que genere óxido;  con las partículas o polvo que desgastan las superficies de los materiales; y los lubricantes porque causan incompatibilidad entre los materiales y el proceso de lubricación.

A veces se toman muchas cosas a la liguera, por creer que se sabe lo suficiente sobre el tema, se subestiman sus funciones, se obvian por simples o no se “tocan” por ser complicadas. Nada puede hacerse adivinando, lo mejor es estar seguros de lo que amerita el coche, recuerde que, después de todo, es su seguridad y la de quienes le rodean la que está en sus manos.

Para reponer piezas o reparar averías ocasionadas por lo antes descrito o por cualquier otra causa, es recomendable buscar piezas desguace. Ello se puede hacer de manera rápida, segura y sencilla consultando desguaces.eu, en el que puede solicitar los recambios que necesita a menor precio que en el mercado convencional. Además lo que comercializan tiene garantía, es de calidad y ofrecen otros diferentes servicios para su satisfacción.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *